lunes, 4 de enero de 2016

Reseña: LA MUJER DEL VIAJERO EN EL TIEMPO

LA MUJER DEL VIAJERO EN EL TIEMPO

Título original: The time traveller´s wife
Autor: Audrey Niffenegger
Género: ficción, romántica, fantasía, viajes en el tiempo, chick lit
Páginas: 608
Editorial: Debolsillo (2006)
Fecha de publicación original: 2003



Resumen

Henry viaja en el tiempo. Clare no. Clare conoce a Henry desde que tiene 6 años. Henry conoce a Clare cuando ella le encuentra y él tiene 28 años. Cómo vivir una historia de amor a través del tiempo cuando uno de los dos no puede evitar desaparecer y viajar en el tiempo?


Ésta es una de las novelas que me marqué para el reto de lectura de 2016 y además forma parte del reto Rori Gilmore. Se trata de una novela que hace muchos años una desconocida me recomendó mientras esperaba el autobús leyendo en la calle. No sé porqué entendí mal el nombre y no la encontraba y me olvidé de ella durante un tiempo (entendí algo como La mujer del viajero astronauta o algo así). Me olvidé de la película y no me volví a acordar de ella hasta que estaba en casa con mi prima viendo la tele y comenzó una película que se llama Más allá del tiempo, que es la película basada en esta novela, y al verla me volví a acordar. 
Por si a alguien le interesa, éste es el trailer.

                                    

 La opinión que tengo de esta novela está bastante dividida. Cuando comencé a leerla (quitando la introducción esa) empecé a disfrutarla mucho. La novela está contada a dos voces, por un lado Clare y por otro Henry; a veces se intercalan aunque la mayoría de las veces uno de ellos te cuenta unos recuerdos desde su punto de vista. La historia está contada en pasado, como si fuera un diario o unas memorias. 
En cada momento del relato te dicen la edad que tiene  cada uno de los protagonistas y la fecha en la que nos encontramos. 

Cuando comienza la novela vemos el momento en que Clare encuentra a Henry y él, que no la conoce de nada, se da cuenta de que ella lo conoce de algún momento de su futuro. Cuando Clare le pide que cene con él no es capaz de negarse. Cuando cenan juntos Clare le cuenta su historia común: conoce a Henry desde que ella tenía 6 años y él 36 y desde los 6 años hasta los 18 años se han visto con mucha frecuencia. Le dice que van a casarse y que están muy enamorados. Y Henry se siente muy impresionado, claro.

Así, empezamos a ver la historia conjunta de los dos a través de los encuentros de Henry y Clare durante la infancia y adolescencia de ella. Y eso consiste la mejor parte del libro para mí. Es una parte llena de magia y de misterio en la que eres capaz de sorprenderte y de querer al personaje de Henry y la dulzura con la que trata eternamente a la niña Clare o el modo en que es capaz de aguantar para no desvelar la información del futuro que pueda afectar a Clare o a su entorno. 
También es ahí cuando conocemos la historia de Henry y sus viajes en el tiempo. La autora no se mete en complicaciones y no ahonda demasiado en el misterio de los viajes en el tiempo más allá de que se trata de una anomalía de Henry que se manifiesta en la infancia y que carece de tratamiento médico por el momento. 
Durante la primera parte del libro conoces al Harry niño y cómo averigua su capacidad de viajar en el tiempo o el aprendizaje que ha de llevar a cabo para poder subsistir durante sus viajes en el tiempo así como sus encuentros con sus otros yo.

Sin embargo, una vez pasadas las 150 páginas y sobre todo a partir del momento de la boda, a mí se me cayó la novela y me dejó de interesar bastante porque pasamos de esta novela a una novela rómantica (con un protagonista que aparece o desaparece por sus viajes en el tiempo) y aunque sabía que la novela iba a ser también una novela de corte romántico, esa parte no me convenció y fue haciendo que cada vez me interesase menos la trama ya que la parte que me había llamado tanto la atención había "desaparecido". 
Tengo que decir que durante la lectura tuve la impresión de que la novela estaba escrita como en dos bloques. El primero de ellos, que es el que me tenía fascinada, es un libro alegre, ágil, optimista y muy fresco. El segundo de ellos, sin embargo, es más pesado, más lento y con un carácter más pesimista.

Sí que a partir de ese punto se introducen otras cosas como la preocupación de ambos por las desapariciones de Henry y sus viajes en el tiempo, puesto que Henry tiene miedo de sufrir algún tipo de daño (no resulta fácil pasar desapercibido aparecer de la nada desnudo, imagino) y que ese daño le impida regresar junto su esposa y Clare teme que un día Henry no vuelva nunca más; también se introduce lo relativo al médico, los deseos de Clare de ser madre, las relaciones de ambos con sus familiares y amigos, ...

Creo que ese problema se hubiera solucionado si la novela hubiera sido más corta ya que son unas 600 páginas y algunas de ellas se ocupan de días en los que no ocurre nada, en darnos recetas de cocina o hablarnos de ingredientes mientras se cocina, dar mil nombres de grupos de música y de libros (esto es un problema mío personal: no me gusta nada esos momentos pureta), o sueños de los protagonistas que carecen de mayor relevancia para la trama. 

Algo que hace la novela es atar bien y a conciencia cada una de las cosas que nos ha ido diciendo a lo largo de toda la novela (salvo quizá lo de la autoría de la Ouija) y eso es algo que puede verse tanto positivo como negativo. Para mí en algunos momentos me parece positivo porque me resultaba tierno durante la lectura el ver la parte contraria o qué hizo una parte tras saber o conocer algo de la contraria.
Sin embargo, en otros momentos ese afán por dejar totalmente atado todo se me ha hecho cuesta arriba porque muchas veces nos dice cosas que ya sabemos, redunda, y es porque muchas veces es muy sencillo completar la línea de puntos (como saber la intención de Gómez, qué sucede a partir de determinada edad, o cuando el Henry del presente se da cuenta de cosas que hizo el Henry de otro periodo temporal).

He pensado en dejar de puntuar lo que leo o solamente hacerlo de manera eventual. A esta novela en mi Goodreads le dí tres estrellas aunque si tuviera que puntuar sólo a la primera parte del libro la nota sería más alta, mucho más alta. Mi motivo es sobre todo que se me ha hecho larga, muy pesada, en el tramo medio y porque la novela se aparta de todo aquello que a mí tanto me había llamado la atención. 

La novela se la recomendaría a:

- las personas que le gustan las novelas románticas
- las personas que busquen una novela romántica un poco diferente (la narración no es nada convencional respecto a las novelas románticas que yo he leído hasta el momento) o que  no lean novelas romántias y quieran encontrar una novela romántica que les pueda gustar (aquí estoy yo)
- personas a las que les gusten las historias de amor contra viento y marea




Las frases pertenecen únicamente al primer capítulo, que ha sido uno de mis favoritos y así me aseguro de no hacer ningún tipo de spoiler acerca de la trama.


  " —Me llamo Clare Abshire. Te conocí cuando era una niña…

   No sé cómo reaccionar, porque estoy enamorada de un hombre que está delante de mí y sin embargo él no guarda ningún recuerdo de mi persona. En lo que a él respecta, todo se emplaza en el futuro. Me entran ganas de reír por lo extraño de la situación. Todo lo que sé de Henry desde hace años me desborda, mientras él me mira perplejo y temeroso: Henry, con los pantalones viejos de pescar de mi padre preguntándome con paciencia las tablas de multiplicar, los verbos en francés y las capitales de los estados; Henry riendo por alguna comida extraña que a mis siete años consideré idónea para llevársela al prado; Henry con esmoquin, desabrochándose los gemelos de la camisa con manos temblorosas el día que cumplí dieciocho años. ¡Ese Henry está aquí mismo, en ese preciso momento!"

"La chica pronuncia mi nombre casi sin aliento, de ese modo tan evocador que me convence de que en algún momento hemos vivido una historia sorprendente. Lo cual no contribuye en absoluto a mitigar el hecho de que lo desconozca todo de ella, incluso su nombre."

"Recuerdo que sabías mi nombre, y que te desvaneciste de un modo muy espectacular. Sin embargo, si lo consideramos de forma retrospectiva era evidente que ya habías estado allí antes. Creo que la primera vez que apareciste en el prado fue en 1981. Yo tenía diez años, y tú no parabas de decir: «¡Oh, Dios mío!», sin dejar de mirarme fijamente. Además, se te veía aterrorizado por tu desnudez, claro que por aquel entonces yo daba prácticamente por descontado que ese hombre mayor y desnudo aparecería como por arte de magia procedente del futuro y me pediría ropa. —Clare sonríe—. Y también comida."

"   —Dime, ¿qué hacíamos en el prado? Es muchísimo tiempo para pasarlo en un solo lugar.

   Clare sonríe.

   —Hacíamos muchas cosas. Variaban en función de mi edad, y del clima también. Pasabas mucho rato ayudándome con los deberes. Jugábamos; pero sobre todo hablábamos de cosas. Cuando era muy pequeña, creía que eras un ángel y te hacía muchas preguntas sobre Dios. Ya de adolescente, intenté que me hicieras el amor, y tú nunca quisiste, lo cual por supuesto me volvió muy resolutiva respecto al tema. Creo que, de algún modo, pensabas que ibas a envilecerme sexualmente. En cierto sentido eras muy paternal."

"Fuera hace mucho frío. Los coches y los ciclistas cruzan por Dearborn mientras algunas parejas pasean por la acera. No tardamos en imitarlas, bajo la luz del sol de la mañana, cogidos de la mano, juntos al fin para que nos vean todos. Siento una ligera comezón de nostalgia, como si hubiera perdido un secreto, y luego una oleada de exaltación: es el momento en que todo empieza."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...